Especial Madrinas

¿Qué joyas debe ponerse una madrina?

La madrina es, después de la novia, una de las principales protagonistas en la ceremonia nupcial. Es la primera en entrar junto con el novio y la que sale justo detrás cuando termina la ceremonia.

Tiaras, diademas, pasadores, broches para la mantilla, pendientes, pulseras, anillos, collares o colgantes, a la hora de elegir los complementos de joyería para la madrina existen tantas posibilidades como tipos de madrinas.

Lo primero a tener en cuenta es la fisionomía de la madrina, su estatura, su peso, el tipo de vestido, si optará por llevar tocado, pamela o la tradicional mantilla española.

El color del vestido también marcará cuáles serán los complementos ideales para potenciar su imagen en un día en el que su papel será el blanco de las miradas de familiares e invitados.

Ante un abanico tan amplio de posibilidades, ¿qué elegir?

Si próximamente vas a ejercer de madrina en la boda de tu hijo, hermano, familiar o amigo, puedes elegir el estilo que más te guste o con el que te sientas más cómoda. Sin embargo, no debes olvidarte de la regla de oro: los excesos no suelen ser elegantes, en ninguna circunstancia.

Lo mejor es que escojas joyas discretas y que combinen con el estilo y los colores del resto del conjunto. Por ejemplo, si llevas un tocado o una pamela, lo mejor es que complementes el look con unos pendientes pequeños y discretos.

Broches

Los broches son unas de las joyas para madrinas más demandadas y acertadas. No solo por la elegancia que irradian, sino también por su carga simbólica.

A nosotros nos encantan los broches realizados en platino y oro blanco. Destacan por su belleza y elegancia, pero no resultan excesivamente llamativos, aportando ese toque único de distinción.

Collares o colgantes

Aunque no son piezas imprescindibles para tu atuendo de madrina, si tu vestido lleva escote, un collar o un colgante lucirá muchísimo, y sin duda dará un salto de calidad a tu estilismo.

¿Nuestro consejo? Opta por un collar o un colgante sencillo y elegante, que no sea demasiado grande ni cuente con una forma excesivamente llamativa.

Pulseras

Las pulseras encajarán a la perfección en tu atuendo, siempre y cuando no lleves guantes. De lo contrario, es mejor dejarlas para otra ocasión.

Una regla no escrita es llevar tan solo una pulsera.

Anillos

Recuerda siempre esta regla: Utiliza un anillo de oro blanco si la boda es de día, o de oro amarillo si la boda es de noche.

Pendientes

Los pendientes para madrina de boda pueden ser cortos o largos, dependiendo siempre del vestido o traje con el que vayamos a vestir. Por ejemplo, si optamos por un traje largo de noche acompañado por una preciosa peineta y mantilla, de estilo muy español, lo ideal sería complementarlo con unos pendientes cortos, en función también del tipo de peinado por el que optemos, para que no terminen por resultar excesivos y el conjunto final se vea sobrecargado.

En cambio, si hemos optado por una vestimenta más sencilla o por lucir el cabello sin ningún otro complemento, como pamelas, tocados o flores, los pendientes para madrina grandes aportan un toque de grandiosidad con el que te terminarás de ver como una auténtica reina.

Un consejo final

En definitiva, a la hora de elegir tus joyas como madrina, apuesta por la sencillez y la elegancia. Ponte aquellas joyas que realmente te favorezcan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba